Agentes de la Policía Nacional y de la Guardia Civil han procedido a la recuperación de un total de 127 reptiles destinados a su venta ilegal en un domicilio de la localidad de Getafe. Los animales se encuadran dentro de 54 especies diferentes (víboras, cobras, crótalos, etcétera), siendo al menos 40 de ellos ejemplares venenosos y altamente peligrosos. Miembros del SEPRONA (Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil) en colaboración con personal especializado de la Comunidad de Madrid procedieron a la retirada y depósito de los animales en lugares adecuados, determinándose el traslado de los ejemplares venenosos al parque zoológico de Madrid, al requerir antídotos de forma inmediata en caso de picadura o mordedura.

Los reptiles fueron descubiertos por agentes de la Policía Nacional cuando acudieron a la citada vivienda alertados por la comisión de un presunto robo con violencia. Al llegar al lugar, una de las personas identificadas como presunta propietaria de los animales manifestó que instantes antes un individuo había intentado entrar en el domicilio por la fuerza, rociándole la cara con un spray, motivo por el que decidió huir saltando al patio trasero (hecho que fue advertido por un vecino del inmueble que alertado llamó a la policía). Cuando los agentes accedieron al domicilio para comprobar que no había nadie en su interior es cuando pudieron constatar la presencia de terrarios, envases y cajas de plástico que albergaban gran cantidad de especies animales.

Los agentes del SEPRONA procedieron a  solicitar al propietario de la vivienda la documentación necesaria que acredita y autoriza la tenencia  de los citados animales, no pudiendo ser esta aportada por el mismo en el momento. Asimismo, los citados animales se hallaban dispersos por la vivienda en depósitos que los albergaban sin ningún tipo de medida de seguridad a pesar de estar catalogados de acuerdo a la Ley 50/99 como animales potencialmente peligrosos, al ser susceptibles de causar la muerte o lesiones a las personas o a otros animales.

Dos personas fueron identificadas (uno de ellos el propietario de la vivienda) como presuntos propietarios de los animales, continuándose las investigaciones por parte de los agentes para determinar si la tenencia de éstos se ajusta a la normativa vigente o son responsables de una sanción de carácter administrativo o incluso de la comisión de un presunto delito contra el medio ambiente. 

En este sentido se alerta a la ciudadanía del peligro que supone la tenencia y abandono de determinadas especies de origen exótico. Adquirir este tipo de animales supone que debe hacerse con la correspondiente licencia,  cuya carencia es motivo de una infracción administrativa.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.