El jueves día 12 de diciembre de 2013 se declaraba un grave incendio en Lloseta. La planta superior de la mezquita del municipio se pegaba fuego y dejaba un balance dramático. Cuatro miembros de una misma familia resultaban heridos, tres de ellos críticos. 

La madre, en el momento de producirse el siniestro estaba embarazada. Crónica Balear ha podido saber que la mujer ha perdido el bebé.

El marido, ha perdido varios dedos y se baraja la posibilidad de tener que amputarle una pierna. 

Los hechos sucedieron sobre la una y media de la madrugada del jueves 12 de diciembre de 2013, en la calle Pericás número 16 se prendió fuego la planta superior a la mezquita. Al parece y, según las primeras investigaciones de la Guardia Civil y de los Bombers de Mallorca, el fuego se inició en una estufa.
La mezquita ocupa la planta baja y, sobre la misma, hay un piso que es donde dormía la familia de nacionalidad marroquí.
El fuego afectó al piso superior y, a consecuencia de ello, el padre sufrió quemaduras en el 70 por ciento de su cuerpo. La madre, en el 50 por ciento de su cuerpo y el niño pequeño, de unos dos años que estaba en la cuna, se vio seriamente afectado por el humo. El hijo mayor, fue rescatado rápidamente por los Bomberos, Guardia Civil y Policía Local.
Hasta el lugar se desplazaron cuatro ambulancias del SAMU-061 que realizaron todos los traslados. Finalmente, el matrimonio fue trasladado al hospital de la Vall d’Hebrón de Barcelona en un avión medicalizado.
La Policía Local de Lloseta contó con la colaboración de sus compañeros de Binissalem y la Guardia Civil ya inició una investigación.

[iframe width=”490″ height=”315″ src=”//www.youtube.com/embed/yLZxe8cokGM” frameborder=”0″ allowfullscreen]

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.