El consejero de Salud, Martí Sansaloni, ha asistido hoy a la presentación de la nueva Unidad Multidisciplinar de Reimplantación de Miembros, que se ha puesto en marcha en el Hospital Universitario Son Espases. Esta Unidad da cobertura durante las 24 horas los 365 días del año y atiende los casos en que es posible reimplantar la extremidad superior-de manera total o parcial-siempre que la lesión cumpla los criterios idóneos para llevar a cabo la operación . Según el grado de la lesión, las reimplantes pueden ser viables hasta el 80-90% de los casos y se puede conseguir recuperar casi el 50% de la movilidad normal. El consejero ha estado acompañado por el director gerente del Hospital, Víctor Ribot; el gerente del Hospital Son Llàtzer, Xavier Feliu, el coordinador de la Unidad, el doctor Guillem Salvà Coll, y el resto de especialistas que la integran. Ubicada en el Hospital Universitario Son Espases, está formada por un equipo multidisciplinar con experiencia clínica en la técnica de microcirugía vascular y nerviosa, concretamente por tres médicos del Servicio de Cirugía Ortopédica y Traumatología y uno del Servicio de Cirugía Plástica y Reparadora de Son Espases, y un médico del Servicio de Cirugía Ortopédica y Traumatología de Son Llàtzer. Los casos más adecuados para intentar una reimplantación son las lesiones en el pulgar de la mano, múltiples dedos trifalàngics y dedos aislados (en casos muy seleccionados), y en los niños y en las amputaciones más proximales, el metacarpiano, la muñeca y el antebrazo. Cabe decir que las lesiones más complicadas y difíciles de tratar son las que se producen por arranque o aplastamiento. Objetivos Con la creación de la Unidad Multidisciplinar de Reimplantación se pretende alcanzar estos objetivos:

Crear un equipo multidisciplinario entrenado en el tratamiento de los casos en que se haya sufrido una amputación.

Dar cobertura a los pacientes con este tipo de lesiones durante las 24 horas los 365 días del año.

Aplicar un tratamiento integral a los pacientes que sufran una amputación desde el momento de la cirugía hasta que se hayan recuperado totalmente y reincorporado a sus actividades habituales y laborales.

Protocolo

La Unidad ha creado un protocolo extrahospitalario y intrahospitalario de actuación en caso de amputación y posible reimplantación, coordinado siempre con el 061, con el cual se establecen algunas pautas y recomendaciones para aumentar las posibilidades de éxito en la reimplantación de una parte de la extremidad superior:

Pedir lo antes posible la intervención del 061, que activará el protocolo para posibilitar la reimplantación del miembro amputado.

Detener la hemorragia: hacer un vendaje compresivo o bien presión directamente sobre la herida para que no sangre. No hay que hacer nunca un torniquete, ya que puede ser muy perjudicial, ni se debe dar nada de comer ni de beber a la víctima.

Miembro amputado: debe mantenerse en frío para que se conserve mejor y para aumentar el tiempo disponible para realizar la intervención. Así pues, envolver la parte amputada con una gasa húmeda o con un trozo de tela limpia y meterla en una bolsa de plástico o un envase hermético, que se debe guardar en un recipiente con hielo (es importante evitar el contacto directo del miembro amputado con el hielo). Finalmente, se debe llevar el recipiente junto con la víctima hasta el Hospital.

En condiciones idóneas de isquemia fría (es decir, suspensión de la circulación arterial), la reimplantación es posible hasta que han pasado 12 horas después de haberse producido la lesión ya veces incluso es posible durante más tiempo, dependiendo del grado de la amputación.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.