Le tocó literalmente los testículos y acabó en los calabozos del Cuerpo Nacional de Policía.

Los hechos se produjeron, a las 19 horas de ayer lunes, en los baños de la Estación Intermodal de Palma. Al parecer, los vigilantes de seguridad del recinto estaban realizando labores propias de su función. En un momento dado, los profesionales fueron requeridos porque había dos varones que se estaban pegando en la entrada de los baños.

A la llegada de la Policía Nacional y el personal de seguridad,  la víctima relató a los agentes que, instantes antes, se encontraba en los baños públicos de la Estación lavándose las manos y que notó la presencia de otro individuo, pero no le dió importancia. Acto seguido, éste se puso a mirarle fíjamente a los ojos y sin mediar palabra le puso la mano en sus partes íntimas por la que le apartó la mano dándole un manotazo y un empujón. El individuo no desistió en su actitud y volvió a ponerle la mano en sus partes íntimas, por lo que la víctima volvió a darle otro manotazo y de un empujón lo sacó del baño y le advirtió que si no paraba iba a llamar a seguridad.

A continuación, el vigilante contó a la policía que dicho sospechoso, hace aproximadamente unos tres meses, ya fue visto por las cámaras de seguridad que poseen en su interior los tresnes como dicho individuo se estaba masturbando delante de unas menores, que una vez que llegó el tren lo retuvieron y avisaron a la Policía Nacional, pero no se pudo hacer nada porque no se localizaron a las menores de edad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.