Pudo acabar en tragedia, pero finalmente, el destino quiso que en el momento de desprenderse más de 20 metros de barandilla desde un ático en el Coll d’en Rabassa de Palma no pasara nadie por la acera.

A primera hora de la tarde de hoy jueves, a consecuencia de las fuertes ráfagas de viento que han azotado a la capital balear, en un edificio de la citada barriada palmesana, el viento arrancó la barandilla metálica instalada en un ático. Al desprenderse, la misma cayó sobre la vía pública y quedó literalmente colgando.

Rápidamente, los Bombers de Palma y la Policía Local de Palma acudieron al lugar del suceso y, tras acordonar la zona y cortar el tráfico rodado se procedió a la retirada de la barandilla metálica.

La operación se realizó tomando todas las medidas de precaución necesarias debido al fuerte viento que azotaba la zona en ese instante.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.