El forense que practicó la autopsia del joven Karín Akichouh, joven de 26 años de edad que apareció muerto bajo el Pont dels Jueus de Llucmajor no se suicidó. 

Según expone el experto en su informe remitido al juzgado de guardia el joven sufrió una caída, pero no desde una altura de 20 metros y mucho menos en el lugar donde se halló el cuerpo sin vida.

Al parecer y, según los investigadores de la Policía Judicial de la Guardia Civil el joven no presentaba signos de violencia, por lo que queda descartado completamente la mano criminal. 

Todo apunta a que el chico sufrió una caída y luego se desplazó unos metros hasta llegar a la zona del puente donde falleció.

El fallecido responde a la identidad de Karín Akichouh, de ascendencia marroquí, pero español de nacimiento. Se trata de un varón residente, junto a sus padres y hermanos, en la calle de sa Dragonera, de s’Arenal.

La noticia, que fue adelantada en rigurosa primicia informativa por Crónica Balear, ha provocado una gran consternación en la zona al ser una persona muy conocida.

Les ofrecemos el vídeo de la noticia. 

[iframe width=”490″ height=”315″ src=”//www.youtube.com/embed/x4O7ScOqYtA” frameborder=”0″ allowfullscreen]

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.