Agentes de la Policía Nacional han llevado a cabo un dispositivo de control con el fin de evitar la entrada ilegal de inmigrantes en España utilizando los barcos de transporte que enlazan las ciudades de Ceuta y Algeciras. Dicho dispositivo se inició el pasado día 23 de octubre y, desde entonces hasta el día 5 de noviembre, los agentes han detectado a más de doscientos inmigrantes que intentaban acceder ilegalmente a la Península ocultándose en contenedores y otros lugares de difícil acceso en los barcos de transporte que realizan regularmente la ruta que Ceuta con Algeciras. En lo que va de año, la Brigada Central de Respuesta a la Inmigración Clandestina, ha llevado a cabo 3472 denegaciones de entrada de personas que no cumplían los requisitos necesarios para entrar en España y 264 devoluciones de personas que ya habían entrado en territorio español de manera irregular

Las nuevas formas ideadas para intentar entrar de manera ilegal en la Unión Europea sin ser descubiertos por la Policía, hacen necesario incrementar los esfuerzos continuamente para tratar de detectar esos intentos y, en la mediad de lo posible, impedirlos.

Con dicha finalidad, la Brigada Central de Respuesta a la Inmigración Clandestina de la Comisaría General de Extranjería y Fronteras ha llevado a cabo un dispositivo especial de control entre los días 23 de octubre y 5 de noviembre, con el fin de erradicar el flujo de inmigración irregular que se venía produciendo entre los puertos de Ceuta y Algeciras.

Los agentes desplegados en Ceuta, tenían dos funciones principalmente: la primera, controlar la presencia de inmigrantes en la zona de los muelles, que pudieran intentar  acceder sin ser vistos a los barcos de transporte que parten periódicamente con destino a Algeciras, para impedírselo. La segunda, con la colaboración de miembros de las tripulaciones y empleados de las compañías navieras, inspeccionar el interior de los barcos por si alguno de los inmigrantes conseguía su objetivo de acceder a los mismos.

Por su parte, los policías desplegados en los muelles de Algeciras en los que recalan los barcos, debían reforzar el primer control realizado en Ceuta,  asegurándose de que ningún inmigrante hubiera podido, pese a todo, llegar a España de forma ilegal.

Los inmigrantes detectados, en su mayoría de nacionalidad argelina y residentes en el Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes de Ceuta, utilizaban principalmente un barco destinado al transporte de residuos y materiales de deshecho procedente de la Planta de Tratamiento de Residuos ubicada en la Ciudad Autónoma de Ceuta.

En tan sólo dos semanas se ha detectado a más de doscientos inmigrantes intentando entrar ilegalmente en España utilizando este procedimiento, especialmente en los primeros días desde su puesta en marcha y disminuyendo progresivamente el número de intentos desde el inicio del servicio.

En lo que va de año, la Brigada Central de Respuesta a la Inmigración Clandestina, como unidad operativa móvil de control de fronteras y en su misión de refuerzo  de puestos fronterizos de especial incidencia, ha llevado a cabo un total de 3472 denegaciones de entrada de personas que no cumplían los requisitos necesarios para entrar en España y 264 devoluciones de personas que ya habían entrado en territorio español de manera irregular. Además, en los controles efectuados en los puestos fronterizos de Ceuta, Melilla y el Puerto de Algeciras, ha intervenido 668 documentos falsos o falsificados, 117 vehículos utilizados para introducir inmigrantes ilegalmente y detenido a un total de 1.175 personas.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.