Agentes de la Policía Científica del Cuerpo Nacional de Policía, la médico forense de guardia y personal de Pompas Fúnebres de Palma se han personado en una vivienda ubicada en la calle Jacint Verdeguer de Palma donde se han hallado restos muys ‘extraños’ en el interior de un congelador.

A primera hora de hoy lunes, según información en exclusiva de Crónica Balear, la propietaria de un inmueble, que tenía problemas con sus inquilinos desde hacía meses, consiguió el desahucio. Se trataba de unos inquilinos muy conflictivos, problemáticos y que además de no hacer frente a sus pagos con regularidad al marcharse han destrozado la vivienda y, presuntamente, robado muebles y otros enseres del edificio.

Cuando la legítima propietaria de la vivienda accedió al inmueble y abrió el congelador de la nevera se llevó una sorpresa mayúscula. En el interior había unas bolsas de carne que no consiguió identificar. Eran dos grandes bolsas con costillas y huesos de un tamaño muy grande que no se correspondía, en un principio, a ningún tipo de animal. 

Ante estas sospechas, la mujer llamó a la Policía Nacional pensando que podía tratarse de huesos humanos. 

A la llegada de los agentes del CNP, la patrulla que se desplazó también se alarmó y decidió alertar a la Policía Científica, grupo especializado en estos temas. 

Nada más llegar los funcionarios especializados y analizar visualmente los restos también tuvieron serias dudas sobre el tipo de restos que tenían entre manos. Acto seguido,  se puso en conocimiento del juzgado de guardia quien envió rápidamente a la médico forense de guardia. La profesinal también tenía muchas dudas y se decidió avisar a la autoridad judicial, recabar información policial sobre los inquilinos y remitir los restos al Instituto de Medicina Legal de Palma para analizarlos.

Por el momento, se desconoce la procedencia de los mismos y, en las próximas horas, el informe de los forenses será determinante para la investigación. 

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.