Los servicios de emergencias del SAMU 061 tuvieron que atender la noche de Halloween a varios menores por intoxicaciones etílicas.

El caso más grave se produjo, sobre las 22.30 horas, en una calle próxima a la zona de Son Cotoner y la policlínica Miramar. La central del 061 tuvo que enviar a una ambulancia medicalizada para atender a un chico, de tan solo 13 años, que presentaba un cuadro de inconsciencia debido a una intoxicación etílica.

Al parecer, el chico había salido para celebrar Halloween, se encontró con unos amigos y se bebió una botella de vodka.

Rápidamente, Policía Local de Palma y 061 acudieron al lugar del suceso y trasladaron al menor al hospital donde quedó ingresado.

No fue el único caso. La fiesta y, especialmente la Noche de Brujas, provocó que los equipos sanitarios tuvieran que intervenir en numerosas borracheras e intoxicaciones. Lo más destacado es que, en muchos de los casos, los protagonistas eran menores de edad.

El ¿Truco o trato? se convirtió en una excusa para emborracharse. 

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.