La crueldad de algunas personas no tiene límites. ‘Mogli’ es un bonito felino que, sin quererlo ni comerlo, se convirtió en el objetivo de unos indeseables que lo abatieron a perdigonazos.

Los hechos se produjeron recientemente en la zona de Deià, en Mallorca. Por causas que se desconocen, el animal apareció tendido en el suelo, sangrando y gravemente herido.

El animal, a pesar de la gravedad de sus lesiones, consiguió sobrevivir y, gracias a los cuidados de sus dueños, se recupera satisfactoriamente.

En las radiografías que les mostramos en la publicación, pueden observarse una gran cantidad de puntos blancos. Según los veterinarios, esos puntos son los balines o perdigones que tiene el animal incrustrados en su cuerpo. 

Por el momento, la policía no tiene ningún sospechoso y quien perpetró semenjante salvajada sigue con total impunidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.