Hoy ha comenzado la segunda fase de los trabajos de voluntariado que se llevan a cabo en el marco del Plan de Restauración Ambiental de la zona afectada por el gran incendio forestal del pasado verano en la sierra de Tramuntana. A partir de ahora las jornadas de trabajo voluntario tendrán lugar en el norte de la finca de sa Gramola, en Andratx, donde ya ha terminado la primera fase de restauración, y serán coordinadas, como hasta ahora, por la agrupación de Protección Civil de Andratx con el asesoramiento y la colaboración de la Consejería de Agricultura, Medio Ambiente y Territorio. Así, este sábado un grupo de unos setenta voluntarios empiezan a trabajar en esta zona, donde no se espera una buena regeneración natural porque los árboles que había antes del verano ya eran escasos debido a incendios anteriores. Se trata de una ladera medianamente pronunciado y orientado hacia el oeste, donde los voluntarios preparan el terreno para comenzar a plantar árboles. Se prevé que en una superficie aproximada de siete hectáreas se planten ejemplares autóctonos de pino blanco y acebuches, procedentes del vivero forestal de la finca pública de Menut. Para asegurar la supervivencia de los árboles, se colocarán protectores y excavarán microcuencas para retener el agua. Se trata de trabajos más ligeros que los de la primera fase, de retirada de madera quemada y construcción de pequeñas presas para evitar la erosión del terreno, por lo que esta nueva etapa de trabajo voluntario es apta para un público más amplio, y permite la participación de menores, siempre que dispongan de la autorización pertinente. Las jornadas de voluntariado se seguirán haciendo cada sábado por la mañana, como hasta ahora, de las 8.45 a las 14 horas, hasta el 14 de diciembre. Para inscribirse en alguna de las jornadas previstas necesario rellenar el formulario que se encuentra en la sección de “Voluntariado” de la página web http://totspersaserra.caib.es . Hasta ahora, unos 500 voluntarios han participado en las diez jornadas de trabajo que se han llevado a cabo entre el 17 de agosto y el 26 de octubre. Gracias a la aportación desinteresada de estas personas, se ha podido actuar sobre una superficie de 2,2 hectáreas en la finca de sa Gramola. Por otra parte, el Ayuntamiento de Estellencs también organizó el mes pasado una jornada de voluntariado en la finca pública de sa Coma d’en Vidal para derribar los árboles muertos de los bancales que peligraban caer sobre las casas. Se prevé que a partir del mes de enero comience una tercera y última fase de trabajo con grupos de voluntarios para contribuir a la restauración de los caminos y otros espacios de uso público del entorno del cuello de su Gramola, un lugar muy concurrido por visitantes y excursionistas. Todas estas actuaciones se ejecutan de acuerdo con el Plan de Restauración Ambiental de la Sierra de Tramuntana, elaborado por el Servicio de Gestión Forestal del Gobierno. Según el Plan, se actúa de manera directa sobre 1.100 de las 2.400 hectáreas afectadas por el incendio, y las actuaciones se dividen en cinco grandes ejes: seguridad para personas y bienes (205 hectáreas), lucha contra los fenómenos erosivos (850 hectáreas), apoyo a la regeneración vegetal (56 hectáreas), recuperación de hábitats de flora y fauna y sensibilización social en prevención de incendios forestales. La restauración ambiental de la sierra, la coordina la Comisión Todo (s) para sa Serra! , formada por las administraciones del Gobierno, del Consejo y de los ayuntamientos afectados (Andratx, Estellencs y Calvià), la cual cuenta con el asesoramiento de especialistas en la materia, tanto de ámbito insular (la Universidad de las Islas Baleares) como nacional (el Centro de Investigación Ecológica y Aplicaciones Forestales o la Fundación Pau Costa).

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.