Dos meses sin comida ni bebida y viviendo en unas condiciones de abandono e insalubridad indignas. Ese era la situación en la que se encontraba un perro en una finca del término municipal de Sóller.

Los vecinos, indignados y con el corazón estremecido por el sufrimiento que estaba padeciendo el animal, decidieron comunicarlo a las autoridades competentes y denunciar los hechos.

La regiduría de Medi Ambient de l’Ajuntament de Sóller, competentes en la materia, decidieron abrir un expediente y, una vez finalizado el mismo, pusieron los hechos en conocimiento de la Policía Local de Sóller y de la Guardia Civil.

El dueño del perro, según información policial a la que ha tenido acceso Crónica Balear, ha sido denunciado penalmente y deberá enfrentarse a un proceso judicial por los hechos relatados anteriormente.

No todo es tristeza y dolor. La fortuna quiso que un regidor del Ajuntament de Sóller, Juan Ruiz, decidiera adoptar al animal, cuidarlo y ofrecerle un hogar.

El perro se encuentra en estado grave, pero estable.

El propietario del animal era un varón de nacionalidad española de unos 22 años de edad aproximadamente.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.