Iba un ciudadano marroquí por la calle Sant Ignasi (barriada de Son Gotleu) hablando tranquilamente por teléfono cuando, de manera sorpresiva, un joven de unos 23 años de edad y de una gran corpulencia física le abordó y le pidió que le diera un cigarro. 

La víctima, hizo el amago de coger el cigarro para entregárselo, pero no tuvo tiempo, en ese instante, aparecieron dos varones más. Se trata de dos culturistas más de 31 y 36 años respectivamente. Todos ellos de nacionalidad española.

El delincuente más joven, sin mediar palabra alguna, le asestó un puñetazo en el rostro a la víctima y de un solo golpe le fracturó nariz y pómulo. Acto seguido, el resto de implicados la emprendieron a golpes con el marroquí.

Se trata de dos hermanos y un hermanastro de una gran corpulencia física y que, todos ellos, superan los más de 100 kilos de músculo.

Una vez en el suelo, los delincuentes se llevaron 150 euros y un teléfono móvil de alta gama de la víctima.

Los hechos se produjeron el pasado 31 de enero, pero la identificación se produjo cuando el marroquí reconoció a uno de sus agresores que estaba sentado en una terraza tomando algo. Llamó a la Policía Nacional y procedieron a su identificación. 

A partir de ese momento, las investigaciones condujeron a que, hace unos días, se lograra identificar al resto de familiares y proceder a la detención de todos ellos. 

El marroquí se recupera de sus lesiones que fueron muy graves. A los acusados se les imputan los delitos de agresión con resultado de lesión grave.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.