La presidenta del Consejo de Mallorca, Maria Salom, ha visitado esta mañana las obras de desdoblamiento de la carretera Ma-30, que tienen por objetivo descongestionar la vía de cintura de Palma y que también beneficiarán las urbanizaciones del término municipal de Marratxí. Salom ha hecho un recorrido por las obras acompañada por el consejero de Urbanismo y Territorio, Mauricio Rovira, el alcalde de Marratxí, Tomeu Oliver, el director insular de Carreteras, Rafael Gelabert, el coordinador Josep Morell y los ingenieros de Carreteras y de las empresas que ejecutan las obras.

En este momento, se trabaja a 5,4 kilómetros de la carretera en los tramos III, que afecta a los accesos al Pla de na Tesa, y el IV, que mejorará considerablemente el enlace a la autopista de Inca. María Salom ha destacado el buen ritmo de las obras que comenzaron en julio pasado y que, en el caso del último tramo, acabarán «cinco meses antes del plazo previsto, lo que es una buena noticia». De hecho, para noviembre de 2014 las obras de conexión con la autopista y las urbanizaciones de Sa Cabana y Puente de Inca, ya estarán concluidas.

En estos tres meses, ha explicado la presidenta, se han llevado a cabo los desvíos de los Serviciosy han ejecutado los terraplenes y desmontes que exige el proyecto. También se han iniciado algunas de las estructuresals enlaces que servirán de conexión entre el segundo cinturón y las carreteras que confluyen en la Ma-30.

Por necesidades de la obra, ya se han tenido que llevar a cabo desvíos del tráfico. Y, en este sentido, el consejero Mauricio Rovira ha destacado que se trabaja por fases en este tramo para agilizar las obras y acabar cuanto antes sea posible estos desvíos que afectan a los conductores.

Rovira ha hecho hincapié en que «se trata de una obra con complejidad y que intenta evitar el impacto. Así, se instalarán pantallas acústicas en las zonas que afecten a los vecinos ».

La presidenta del Consejo, María Salom, ha querido destacar que esta obra «que debería haber comenzado hace dos años beneficiará a todos los mallorquines». También ha subrayado que con estas obras públicas se contribuye a incentivar la economía de la isla. «La ejecución de las obras que hemos visitado hoy tienen un coste de 38,5 millones de euros, y con el coste del acceso al Molinar, la inversión suma 56 millones de euros actualmente. Y subirán a unos 113 millones de euros cuando se adjudique los tramos I y II de la Ma-30 en breve, que financiará el Ministerio de Fomento », expuso María Salom.

El alcalde de Marratxí, Tomeu Oliver, ha señalado que las obras que ha puesto en marcha el Consejo mejorarán los accesos a las urbanizaciones del término municipal.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.