La directora general de Medio Natural, Educación Ambiental y Cambio Climático, Neus Lliteras, y el jefe del Servicio de Gestión Forestal y Protección del Suelo del Govern, Lluís Berbiela, han visitado esta mañana la zona afectada por el gran incendio forestal de este verano en la Sierra de Tramuntana para comprobar los efectos de la tormenta que ayer afectó especialmente la isla de Mallorca. Aunque en algunos lugares del perímetro del incendio se registraron fuertes precipitaciones no se llegó a producir ningún desprendimiento y tan sólo han detectado ligeras afectaciones de pérdida de suelo en puntos concretos, con pequeños movimientos de tierra y pequeños surcos y cárcavas. Cabe destacar que estas afectaciones no representan ningún peligro ni para las vías de comunicación ni para los inmuebles de la zona. Sobrevolando el perímetro de afectación del incendio, se ha podido comprobar que no hay presencia de cenizas ni sedimentos en las desembocaduras de los torrentes en el mar. Las fajinas realizadas hasta la fecha han funcionado correctamente como presas de retención del suelo. Según los técnicos de la Consejería de Agricultura, Medio Ambiente y Territorio y de la Universidad de las Islas Baleares que colaboran con la Comisión Todo (s) por sa Serra! y que hoy han sobrevolado la zona, las lluvias de ayer han sido positivas ya que hacía aproximadamente ocho semanas que no había llovido en esta parte de la Sierra. El agua caída, que fue de alrededor de los 40 litros por metro cuadrado, favorecerá el proceso de crecimiento y regeneración vegetal del terreno.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.