Antònia Barceló Estelrich en una foto de archivo

Llucmajor/19/09/2013/

El Tribunal Superior de Justicia confirma lo que había dicho en primera instancia el Juzgado de lo Contencioso Administrativo, que habría habido irregularidades en la asignación de la plaza de Mayor de la Policía Local de Llucmajor.

La sala del Contencioso Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de les Illes Balears (TSJIB) ha dado la razón a FSP-UGT, que había puesto una demanda contra el Ayuntamiento de Llucmajor a causa de que, según dicho sindicato, las bases específicas del concurso-oposición para la provisión de una plaza de Mayor de la Policía Local de dicho municipio favorecerían a unos candidatos en detrimento de otros. De esta manera, según FSP-UGT, habría sido prácticamente imposible que se le hubiera asignado dicha plaza a otra persona diferente a quien se le ha otorgado, Antònia Barceló, pues nadie más podría cumplir con todos los requisitos.

La sentencia del TSJIB ha confirmado la anterior sentencia nº 178 del juzgado Contencioso Administrativo Nº 3 de Palma. Es decir, que ha desestimado en parte el recurso de apelación interpuesto por la representación procesal del Ayuntamiento de Llucmajor contra dicha sentencia. En tal documento se puede leer: “Considera que los méritos consignados como nº 10 en las bases cercenan el principio de igualdad al margen de que se traten de 6 puntos sobre 60 ya que sólo pueden cumplirse por funcionarios pertenecientes al cuerpo de la Policía Local de Llucmajor, por un lado, de máxima categoría y por otro lado que hayan participado en la elaboración de normativa relacionada con la Policía Local del municipio. Estos méritos son singulares y excepcionales de difícil cumplimiento por los candidatos destinados a beneficiar a un candidato en concreto.”

La sentencia del TSJIB, al confirmar la sentencia nº 178 del juzgado Contencioso Administrativo Nº 3 de Palma obliga a retrotraer todo el proceso selectivo con el fin de sustituir la redacción del apartado 10 de las bases, las cuales habrán de negociarse en la Mesa General de negociación del Ayuntamiento.

La consecuencia inmediata de esta sentencia debería ser la anulación del nombramiento de Mayor de la Policía en el municipio de Llucmajor ya que, según dicha sentencia habría que repetir el proceso con nuevas bases. Aunque cabe recordar que no es la primera vez que algunas administraciones de las islas se saltan a la torera una sentencia del TSJIB, baste como ejemplo la actuación del Govern frente a la suspensión del TIL en el ámbito de la educación, creando un decreto que pasaba por encima del Tribunal Superior de Justicia y hacía caso omiso de la sentencia dictada por éste.

La FSP-UGT valora positivamente la sentencia, a la vez que “lamenta que la justicia confirme la obsesión de los municipios de designar a mandos policiales bajo criterios políticos”. Por último el sindicato espera que el Ayuntamiento acate la sentencia sin más dilación, “reconozca su error y corrija de forma consensuada las nuevas bases”.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.