Palma/30/09/2013/

La Policía Nacional sigue bloqueando los accesos a Son Banya, acción que se estima que ha causado unos 450.000 euros de pérdidas en la venta de estupefacientes.

El CNP no levantará su vigilancia hasta que no aparezca el autor del disparo que alcanzó en el cuello a un agente durante los registros del pasado miércoles al dispararle con una escopeta de perdigones. Por otro lado, se tiene identificado al sospechoso y se sabe que es un miembro del clan de los “Valencianos”.

Este castigo al poblado palmesano se mantendrá hasta que no aparezca el autor del perdigonazo, por lo que, la policía está esperando que los propios residentes de Son Banya lo entreguen, de tal manera que el causante del disparo quedaría escarmentado al ver cómo sus propios vecinos lo acusan.

Para conseguir esto la Policía Nacional ha puesto en marcha una técnica de cerrojo que ha hecho perder en este fin de semana lo que se estima que podría ser 450.000 euros en ventas al ser la zona donde más estupefacientes se mueven de Mallorca. Se cree que cada lugar de venta suele vender unos 100 gramos de droga, mayoritariamente cocaína. Partiendo de 60 euros el gramo y calculando los entre 18 y 20 lugares de venta, se puede calcular que cada punto de venta habría perdido aproximadamente 6.000 euros al día. Multiplicando dicha cifra por los, orientativamente, 20 puestos de venta, dan un saldo de pérdidas de 120.000 euros al día, una cantidad tan notable que puede hacer que los propios vecinos de Son Banya entreguen al causante del perdigonazo.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.