Palma/30/09/2013/

El hipódromo de Son Pardo ha acogido hoy una de las citas más esperadas del calendario trotón, el Grand Prix de Baleares. Cientos de aficionados se han acercado hasta las instalaciones hípicas para ver de cerca algunos de los caballos más destacados del circuito europeo y contemplar uno de los duelos más emocionados del año.

El Grand Prix de Baleares, que este año llega a su séptima edición, forma parte del Tour Europeen du Trotteur Francais, un programa hípico para caballos franceses que se lleva a cabo en cinco países, colaboradores con la SEFC (Federación Francesa), entre ellos España y, en concreto, Mallorca, y que tiene gran repercusión mundial y mediático.

En esta mítica carrera, participan cada año 16 caballos, ocho franceses entrenados en Francia, desplazados expresamente a Mallorca en avión, y ocho caballos franceses entrenados en las Islas Baleares. Se trata, además, de la segunda carrera mejor dotada del calendario hípico balear, sólo por detrás del Gran Premio Nacional, con 50.000 € en premios.

Este año, el gran ganador ha sido Roxana de Barbray, a las órdenes de Pierre Vercruysse, actual campeón del mundo de conductores profesionales, que ha marcado un tiempo de 1 m 15 s. Por detrás han quedado Solea Rivelliere, conducido por Ph. Daugeard, y Quinio du Relais, conducido por S. Hardy, con un tiempo de 1.15.1 y 1.15.3, respectivamente.

La consejera de Medio Ambiente, Catalina Soler, ha presidido la ceremonia de entrega de trofeos, acompañada de Nicolás Gómez, presidente del Instituto del Deporte Hípico de Mallorca; Gaspar Oliver, en representación de la Consejería de Agricultura, Medio Ambiente y Territorio, Joan Llabata, presidente de la Federación Balear de Trote, entidad organizadora del evento, su homólogo de ASTROT, Rafael Manera, y representantes de la Federación Francesa de Trote como  Benoît Fabrega, e ntre otros.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.