Palma/27/09/2013/

Por muy preparados que estén los agentes y por mucha autoridad que tengan, Son Banya es un lugar de batalla para los cuerpos de seguridad.

Uno de los agentes que participó en la redada del pasado miércoles en el poblado de Son Banya recibió un perdigonazo en la cabeza cuando los policías nacionales ya salían del lugar. Aunque las heridas no revisten gravedad, el agente fue alcanzado en el cuello y tuvo que ser atendido por las heridas. Por el momento se sospecha de una persona que está siendo investigada.

Por el momento, el poblado permanecerá cerrado y sólo dejarán entrar o salir a quien acredite que vive allí mediante el DNI. Cabe recordar que no es la primera vez que los cuerpos de seguridad cierran el acceso a Son Banya ya que hace tres años, varios vecinos del poblado tiraron piedras y rompieron los cristales de un coche patrulla de la Policía Nacional. Entonces se prohibió el acceso al poblado durante un mes con vigilancia las 24 horas del día.

Recordemos que la operación “Portos” acabó con siete personas detenidas, cuatro mujeres y tres hombres, pertenecientes al clan de la “Burra”, en los cuatro registros que hubo en Son Banya y en otro del barrio de la Soledat.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.