Aparece el cuerpo de un bebé en un contenedor de Palma.

Esta tarde, entre las 15:00 y las 15:30h, se ha recuperado el cuerpo de un bebé que se tenía constancia de que estaba en los contenedores subterráneos de la Calle Balanguera a la altura del número 16 de Ciutat.

El hallazgo ha sido debido a que la madre ha entrado a las 15:00h en Clínica Rotger por un fuerte sangrando. Al ver el tipo de hemorragia y las características de la misma los médicos se han dado cuenta que ésta era consecuencia de haber parido, por lo que le han preguntado por el bebé. Finalmente ella ha admitido que ha dado a luz un feto muerto y que ella misma lo habría tirado a los citados contenedores subterráneos, según ella alrededor de las 7:30h en los contenedores de enfrente de la Farmacia de la calle Balanguera.

La declaración de la madre ha iniciado todo un dispositivo que ha movilizado a la Policía Nacional, la Policía Local de Palma, la ambulancia del 061 y los Bomberos que trabajaban contrarreloj porque, al haber ocurrido los hechos a primera hora de la mañana, era posible que el neonato hubiese sido enterrado con las bolsas de basura de otros vecinos y todavía se tenía la esperanza de sacarlo de allí vivo. Al ver los efectivos que había tres puntos de recogida de 5 contenedores cada uno (un total de 15 depósitos) se han apresurado a llamar al servicio de Emaya para que les trajesen un camión que les facilitase la tarea puesto que tenían todavía esperanzas de encontrar al bebé con vida. La desesperación se podía ver en las caras de los bomberos que bajaban con cuerdas y focos porque en esos momentos cada segundo era vital. Los miembros del cuerpo de bomberos han intentado meterse uno por uno en los contenedores que, como se puede ver en la imagen, son muy estrechos y de difícil acceso. Cuando ha llegado el camión de bomberos ha vaciado los contenedores en la carretera y finalmente han encontrado el cadáver del bebé en una bolsa de basura negra.

La Policía Judicial de la Policía Nacional de Palma se ha hecho cargo del caso. Todavía no se ha determinado si el neonato ya había fallecido en el momento de ser arrojado por el conducto de basuras o si la madre se deshizo de él todavía vivo.

La alarma social ha sido total en la zona, donde los vecinos que se han acercado al lugar, indignados, se preguntan cómo ha sido posible que una madre pudiera tirar a su propio hijo a un container de basuras.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.