Mallorca/10/09/2013/

El pleno del Consejo de Mallorca que tendrá lugar mañana miércoles debatirá el contenido del estudio de viabilidad para llevar a cabo el proyecto de reforma del Polideportivo San Fernando mediante la modalidad de contrato de concesión de obra pública. El documento ha sido presentado hoy a los medios de comunicación, en el transcurso de una convocatoria informativa que ha contado con la asistencia del vicepresidente de Cultura, Patrimonio y Deportes, Joan Rotger, el director insular de Deportes, Joan Antoni Ramonell, y el jefe técnico del área, Miquel Roca.

Esta actuación supondrá que, una vez finalizada la reforma, los ciudadanos dispondrán de un polideportivo completamente renovado, a un costo mínimo, para el Consejo de Mallorca, de sólo 300.000 euros sobre un presupuesto total de casi 5,6 millones, ya que la resto de la inversión será asumida por la empresa o grupo que opte al contrato de concesión.

San Fernando, único complejo deportivo con titularidad del Consejo, fue inaugurado en 1972. A lo largo de sus 41 años de historia, sólo ha acogido una reforma completa de sus instalaciones, que tuvo lugar en 1998. El hecho de que, desde hace 15 años, no se haya efectuado ninguna obra de mejora importante en el polideportivo ha originado que los equipamientos presenten numerosas deficiencias y hayan quedado claramente obsoletos para la práctica deportiva.

Por otra parte, debido al elevado coste de mantenimiento y reparación de las instalaciones, en la actualidad sólo se destina una inversión mínima en estos conceptos, condenando San Fernando a un deterioro progresivo del cual hay muchos ejemplos concretos . Por un lado, el césped artificial del campo de fútbol, ​​que fue instalada en 1998, excede la vida útil habitual en un espacio deportivo de estas características, que es de unos 10 años. A partir de este plazo, el mantenimiento que requiere este tipo de equipamiento hace que los costes se disparen, subiendo, actualmente, a los 6.000 euros anuales.

En cuanto al pabellón cubierto, el estudio de viabilidad indica que se trata de un espacio desaprovechado, principalmente por sus dimensiones, que no permiten realizar competiciones oficiales de varios deportes. Así, los marcadores electrónicos y la megafonía no funcionan correctamente, y se han de contratar equipos externos para ofrecer determinados servicios con una mínima calidad. Además, existe un problema de goteras sobre el techo del pabellón.

La piscina descubierta se encuentra fuera de servicio, porque para que vuelva a estar operativa es necesario resolver un conjunto de deficiencias. Para afrontar estas mejoras, el Consejo debería poner sobre la mesa una inversión de más de 72.000 euros.

Esta situación se traduce en una merma continua de las actividades que se llevan a cabo en el polideportivo. En 2006, San Fernando acogía 31 actividades deportivas de forma regular, desde atletismo hasta gimnasia rítmica, béisbol, tenis, baloncesto y voleibol, entre otros. Desde el año 2009 y hasta el curso actual, se ha constatado una disminución muy significativa de las actividades, de tal manera que ahora mismo la oferta se sitúa por debajo del 20% del que se registraba en 2006. Además, debido al estado de las instalaciones, han aumentado notablemente los costes de mantenimiento, así como las quejas de los usuarios.

Desde el punto de vista económico, analizando la evolución del presupuesto asignado a San Fernando desde 2009 hasta 2013, se observa que, a pesar de la gran reducción de actividad en el polideportivo, los gastos inherentes al funcionamiento de las instalaciones prácticamente no han sufrido ninguna merma durante este periodo. Estamos hablando de gastos que no gestiona directamente la Dirección Insular de Deportes, como, por ejemplo, los salarios de los profesionales, los servicios de limpieza, el coste de la seguridad de las instalaciones y el pago de los seguros. En estos últimos 4 años, los costos por estos conceptos sólo han disminuido un 14,33%, pasando de los casi 529.000 euros de 2009 a los algo más de 450.000 euros de 2013, acumulando, por tanto, una reducción global de, prácticamente, 76.000 euros.

En cambio, las partidas destinadas directamente al mantenimiento de las instalaciones, la puesta en marcha de actividades deportivas y otras tareas gestionadas directamente desde San Fernando, han sufrido, en estos 4 años, una reducción del 67,43%. En 2009, la partida fue de casi 650.000 euros, y este año supera en muy poco los 200.000 euros.

Ante esta coyuntura, el posicionamiento del Consejo de Mallorca y de la Dirección Insular de Deportes pasa por llevar adelante la reforma integral del Polideportivo San Fernando, buscando la mejor fórmula para que este objetivo pueda ser posible a pesar de las dificultades financieras y presupuestarias de la institución.

La fase inicial de la reforma ha consistido en la elaboración del estudio de viabilidad presentado hoy a los medios de comunicación, y que mañana será sometido a debate durante la sesión plenaria del Consejo de Mallorca. El estudio fue solicitado formalmente, por parte de la Dirección Insular de Deportes, a una empresa especializada del sector, denominada Serpro Sport, e incluye tanto una valoración de las prestaciones que reclaman los usuarios del polideportivo, la demanda existente en día de hoy en la isla de Mallorca, y una estimación de la viabilidad económica del proyecto, así como las grandes líneas del tipo de instalación deportiva que deben guiar el modelo de gestión de San Fernando.

El polideportivo, según se describe en el estudio, contaría con un centro de agua y fitness, que responderá a la finalidad de promocionar el deporte de salud; un espacio de paddle, donde llevar a cabo clases de aprendizaje y perfeccionamiento para adultos y niños y reservando la posibilidad de alquiler de las 6 pistas de pádel que, inicialmente, se construirán y que podrían ampliarse en función de la demanda, un equipamiento de fútbol 5, con 3 pistas y la previsión de diseñar otros 3 en el futuro, que también será objeto de alquiler y que tendrá la finalidad de acoger competiciones amateurs; una piscina exterior, que ya existe en la actualidad, aunque la previsión es potenciar su uso mejorando las instalaciones y ampliando el abanico de actividades durante los meses de verano; una piscina cubierta, que se construirá coincidiendo con la última fase de desarrollo del proyecto, un pabellón, manteniendo las dependencias del recinto actual, pero abriendo la posibilidad de su remodelación de de acuerdo con las futuras necesidades del proyecto deportivo, y varias zonas comunes, como una cafetería y un área de información, vinculadas dichos espacios y al alcance de todos los ciudadanos.

Igualmente, el estudio ha concedido una importancia especial a la utilización de las instalaciones por parte de las personas con dificultades de movilidad, con el objetivo de facilitar su acceso a la práctica del deporte.

La cobertura financiera del proyecto se garantizará mediante la convocatoria de un contrato de concesión de obra pública, al que se podrán presentar las empresas que lo deseen, siempre que acepten las bases de participación aprobadas por el Consejo y elaboren una propuesta de reforma y explotación que se ajuste al futuro modelo del polideportivo.

Según el estudio de viabilidad, el coste total de la inversión que hará posible la reforma integral de San Fernando se acercará a los 5,6 millones de euros. En concreto, subirá a 5.590.356,09 euros, IVA incluido. Sobre esta partida, el Consejo de Mallorca aportará la cantidad de 300.000 euros, en tres anualidades.

A cambio de costear la inversión, la empresa concesionaria dispondrá de un plazo de 25 años para la explotación del Polideportivo San Fernando, pagando un canon económico anual que revertirá directamente a las cuentas del Consejo de Mallorca. Este canon será de 9.425,06 euros al comienzo del segundo año de la concesión, y, progresivamente, aumentará hasta llegar, en el último año, la cantidad de 58.769,34 euros.

Al mismo tiempo, el concesionario se verá obligado a invertir cada año una partida para garantizar que, una vez finalizado el contrato, las instalaciones se encuentren en perfectas condiciones. En concreto, las reinversiones serán de 21.194,24 euros, en el segundo año, llegando, en progresión, a la cantidad de 74.311,88 euros, cuando se cumpla el año 25 de la concesión.

Desde el punto de vista del procedimiento administrativo, una vez aprobado el estudio de viabilidad por parte de la plenaria del Consejo, deberá otorgar el visto bueno al anteproyecto de la obra de la reforma y, finalmente, efectuar la tramitación de procedimiento del contrato de concesión de obra pública.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.